El aire limpio es un factor determínante para el bienestar y la calidad de vida de los habitantes de un territorio; la Organización Mundial de la Salud ha estado promoviendo los estudios y la investigación científica con respecto a la calidad del aire, llegando a determinar que es el principal problema de salud pública que tiene la humanidad.

Las mediciones de la calidad del aire se hace sobre distintos tipo de gases y partículas contaminantes; desde la Red Cómo Vamos se le hace el seguimiento al material particulado PM10 y PM2,5. Estos materiales particulados tienen fuerte incidencia en la salud y es que, según estudio de la Universidad de Chicago citado por Manizales Cómo Vamos, estas partículas microscópicas penetran profundamente en los pulmones, entrando al torrente sanguíneo, causando enfermedades cardiacas, y se comprobó  como causaba un detrimento en la capacidad cognitiva, y es que según este mismo estudio, este material particulado  disminuye en promedio dos años de vida, teniendo efectos cercanos al fumar, dos veces más malo que consumir drogas y mayor al de enfermedades como la malaria, el VIH o la tuberculosis.

Para ambos tipos de material particulado los límites establecidos por la norma nacional son mucho más altos que las recomendaciones de la OMS, 2,5 veces en ambos casos. En países como EE. UU. y México los limites son la mitad de lo establecido en la norma nacional, en el caso del material particulado PM2,5 es de 12 micras por metro cuadrado. Si Manizales se midiera con este estándar o el de la OMS, los niveles de contaminación serían considerados problemas de salud.    

En tanto al material particulado de PM10 y PM2,5 se obtuvieron mediciones por debajo de los años anteriores, aunque con respecto al medidor de PM2,5 que estuvo fuera de funcionamiento por casi un año, en el 2018 se registraron 14 micras por metro cubico (m3), superando así los estándares de la OMS, pero por debajo de la norma nacional, aunque es importante mejorar el monitoreo de este material, debido a que este se encuentra ubicado en una zona de bajo impacto.

Así pues, Manizales presenta mejoras y retos en el tema de calidad del aire y aunque las mediciones de estos materiales particulados han ido bajando, todavía están muy por encima de lo recomendado por la OMS, pero esto no es un reto exclusivo del gobierno local; una de las primeras medidas que debe tomar el gobierno nacional es la de bajar los niveles máximos permitidos de este tipo de material. También se debe hacer un mayor seguimiento y monitoreo a este material y proceder a la instalación de un medidor en alguna zona de alto impacto como en el Liceo Isabel la Católica.